Backup: el mejor remedio para no perder archivos

Pensamos que nunca nos va a tocar, que tenemos suerte, que dominamos el tema y lo tenemos todo controlado. ¡Hasta que pasa! Y cuando ese día llega lamentamos no haber hecho las cosas tal como tocan.

Sí. La tecnología nos ha ayudado a ganar muchas cosas. Y entre ellas espacio. Ya no tenemos que guardar en toda una estantería todas nuestras fotos clasificadas en álbumes, ni guardar los vídeos en cintas… Hemos digitalizado tantas cosas que hemos conseguido tenerlas todas en un solo espacio. Pero…  ¿Os imagináis perderlo absolutamente todo en un solo segundo?

Pues eso es lo que te podría pasar si no realizas las copias de seguridad adecuadas.

¿Qué es un backup y por qué hacerlo?backup

Los discos duros fallan. Y aunque no te lo creas, el tuyo también fallará algún día.

Eso es lo que corrobora un estudio de la empresa de almacenamiento en la nube Backblaze. Esta compañía afirma que la tasa de fallo de un disco duro, cuando este alcanza los 4 años de vida, es de casi del 12%.

Y es que la vida útil media de este tipo de dispositivos de almacenamiento suele ser de unos seis años y medio. Teniendo en cuenta también que uno de cada 20 se estropea durante el primer año de vida.

Con todos estos datos no es muy conveniente pensar que esto no nos ocurrirá nunca… ¡Así que empecemos a actuar para evitarnos el gran susto!

¿La solución? Hacer backups, que no son nada más que hacer copias de seguridad.

Un backup o copia de seguridad consiste en realizar duplicados de nuestros archivos para así poder acudir a ellos en caso de que no podamos acceder a los originales. Es sin duda la mejor forma de garantizar que no vamos a perderlos cuando haya fallos en el disco duro u ocurra cualquier otra causa ajena que no nos permita recuperarlos. De esta forma nos evitamos grandes consecuencias que nos pueden afectar tanto a nivel profesional como personal.

El método 3-2-1, la mejor opción

seguridad informatica

Hay muchas formas de hacer un backup. Alguna de ellas sería, por ejemplo, almacenar las copias de los archivos que nos interesan en pen drives de alta capacidad o en un disco duro externo. Pero esta fórmula, si la aplicamos, podría quedarnos un poco coja.

Esto es básicamente por el motivo que os dábamos anteriormente: los dispositivos de almacenamiento tarde o temprano fallan.

Por esta razón, hay una estrategia de seguridad que es muy útil para diversificar el riesgo de perder nuestros archivos: el método 3-2-1.

Este método se basa en diversificar los backups de un dispositivo con las siguientes premisas:

3. Debemos tener 3 copias del fichero que queremos mantener a lo largo del tiempo. Eso se traduce en tener el fichero principal y dos backups.

2. Debemos usar, mínimo, dos tipos de almacenamiento distinto. Por ejemplo, podríamos usar un disco duro externo y la nube.

1. Una de las tres copias debería estar fuera de nuestra casa u oficina. Siguiendo el ejemplo anterior, podríamos dejar el disco duro externo en casa de un familiar o amigo de confianza.

 

IT LAB

 

By |2019-04-16T09:50:57+00:0016 abril, 2019|noticias|