¿Es lo mismo un virus que un malware?

Malware, virus, ciberataque, ransomware, y muchos más. Hay tantos términos que al final caemos en el error de llamarle virus a todo por no saber las diferencias y significados que tienen. Y estarás preguntándote “ah, ¿no es así? Cualquier ataque que sufra mi ordenador es un virus”. ¡Pues esperamos que con este artículo cambies de opinión!

Ciberataque, el término general

Antes de definir los distintos tipos de ataques que nos podemos encontrar, vamos a dejar claro lo que es un ciberataque.

Tal como indicamos en el artículo “¿Cómo prevenir un ciberataque?”, este es el acto en el cual un individuo o grupo ataca un sistema de información, de forma anónima, robando, alterando o destruyendo todo tipo de datos hasta poder acabar con el sistema por completo.

Por lo tanto, cualquier tipo de crimen que se realiza a través de la red se le puede considerar ciberataque. Aquí es cuando entran las otras definiciones como el malware. Ya que este crimen se realizará a través de las herramientas y/o acciones necesarias.

¿Es lo mismo un virus que un malware?

virus

Tal como hemos dicho al inicio, tenemos la tendencia a llamarle virus a cualquier tipo de amenaza en la red en la que podamos estar expuestos. Y no todo es un virus.

De hecho, la palabra que más se adecúa a lo que normalmente queremos decir es malware. Un malware es un software que tiene el objetivo de entrar en nuestro ordenador o sistema y dañarlo sin el consentimiento del usuario. Por lo tanto, un virus es un tipo de malware.

Tipos de malware

Al ser un malware un tipo de software maligno, podemos encontrar una gran cantidad de tipologías diferentes como:

Virus

Este tipo de malware necesita nuestra intervención como usuarios. Es un software que funciona mediante un código maligno y que se propaga una vez que nosotros ejecutamos el archivo que lo contiene. Se extiende a otros archivos ejecutables por todo el ordenador y hasta a otros sistemas como pendrives, discos duros portátiles, etc.

Gusano

Su principal diferencia con los virus es que no necesita nuestra intervención ni un medio de respaldo. Su objetivo principal es difundirse infectando a otros ordenadores y dispositivos. Esto hace que sean difíciles de detectar ya que no afectan al funcionamiento normal de nuestro dispositivo. De esta forma consiguen crear botnets, redes de ordenadores que pueden cumplir cualquier orden de forma simultánea.

Male employee browsing in laptopSpyware

Es un tipo de programa que se suele instalar por sí mismo en el ordenador o bien, se instala mediante la interacción con una segunda aplicación que lo lanza sin que te des cuenta. Su objetivo principal es conseguir información sobre nuestro equipo o instalar otros programas.

Troyano

Un malware que comparte algunas características con los virus pero que, a diferencia de estos, accede a un dispositivo de tal manera que pasa desapercibido, realizando acciones a escondidas de forma que deja que otros programas maliciosos accedan a este.  Igualmente, somos nosotros los usuarios los que los ejecutamos pensándonos que son archivos normales.

Ransomware

Este tipo de software está creciendo en los últimos años. Lo que hace este malware es entrar en tu ordenador a través de un gusano u otro programa malicioso y secuestra tus datos. Normalmente te aparece en la pantalla un aviso informándote de que estás sufriendo un ataque y que si quieres recuperar tus datos tienes que pagar un rescate. Los expertos recomiendan que siempre se hagan copias de seguridad de tu sistema. De esta forma, si llegas a sufrir uno de estos ataques no será necesario que pagues a los secuestradores. Bastará con formatear el equipo afectado y recuperarlo con la copia.

Adware

Hay algunas discrepancias entre expertos para considerarlo malware. Ya que lo único que hace es entrar en nuestro ordenador y mostrarnos publicidad de forma masiva. Suelen llegar a nuestro equipo cuando instalamos programas gratuitos, los cuales disponen de publicidad que supone una fuente de ingresos para sus creadores. Algunas veces se consideran peligrosos ya que pueden coger nuestros datos personales y enviarlos.

¿Hay alguna amenaza que no sea un malware?

email and laptop

Sí. Cuando hablamos de malware hemos hablado de que se trataba de un software. Pues hay otras formas de

delinquir en la red que no precisan de un programa informático malicioso.

Un ejemplo es el phishing. En este caso la víctima recibe correos electrónicos que aparentan venir de fuentes fiables como sería un banco. Nos piden nuestros datos personales (DNI, número de cuenta, contraseña…) indicando que si no se confirman los datos nos van a dar de baja el servicio que se nos ofrece.

También se podría dar el caso que tuviéramos en nuestro equipo un software defectuoso (no malicioso). Este se caracteriza por no haber sido diseñado con malas intenciones. No obstante, presenta errores dentro de su código que provocan que nuestra información quede expuesta o nuestro sistema sea una presa fácil para determinados peligros.

 

Con el nuevo Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) que saldrá el próximo 25 de mayo, ya sabéis que la protección de nuestros datos va a ser aún más delicada. La seguridad cada vez es más importante para protegernos de todo tipo de amenazas que son capaces de provocar una gran pérdida de los activos más importantes de nuestras empresas y/o de nuestras vidas. Utilizar las herramientas de protección adecuadas puede ser el punto clave para no estar expuesto a este tipo de situaciones.

¿Quieres más información? ¡En IT Lab estaremos encantados de ayudarte!

 

IT LAB

By |2018-05-22T14:36:40+00:0022 mayo, 2018|noticias, Sin categoría|