¿Qué es un ERP?

En el artículo anterior hablamos de qué es un CRM. Al igual que dijimos que probablemente habíais oído hablar de estas siglas, es posible que juntamente con estas se hayan mencionado las de ERP.

Son muchas las empresas que en los últimos años han decidido usar este tipo de softwares para poder mejorar su rendimiento y organización. Pero ¿cuál es la diferencia entre un software CRM y un ERP? ¿Cuál de las dos herramientas nos conviene utilizar en nuestra empresa? ¿Se pueden integrar entre ellas?

Enterprise Resource Planning

ERP son las siglas en inglés de “enterprise resource planning” que traducido al español significa planificación de los recursos empresariales.

Un ERP es un software que controla, integra y gestiona la información de los diferentes departamentos de la empresa de forma que automatiza muchas acciones operativas que se realizan. De esta forma se manejan los procesos de las diferentes áreas de la empresa como las de finanzas, compras, ventas, logística, producción y servicios.

Con un ERP nos será más fácil, por ejemplo, manejar la salida y entrada del inventario de nuestro almacén sin la necesidad de recurrir a otras prácticas (como el uso de un Excel) las cuales son más desordenadas y es más fácil perder la información.

¿Qué problemas resuelve?

Un ERP puede ser muy útil para que todos los departamentos de una empresa puedan estar al corriente de todas las operaciones que les puedan afectar, sin la necesidad de que haya una comunicación directa entre los departamentos que se encuentran involucrados.

Por ejemplo, imaginemos una empresa multinacional la cual tiene los departamentos distribuidos en varios países distintos. El departamento administrativo que se encuentra en París va a poder estar al corriente de una operación en Hamburgo y notificarla al mismo tiempo al almacén de Barcelona. Con ello la empresa puede gestionar de forma centralizada cada departamento y al mismo tiempo éstos pueden operar de forma independiente.

Algunos de los problemas que resuelve un ERP pueden ser:

  • La falta de comunicación entre los distintos departamentos de la empresa.
  • Pérdida de tiempo al ser necesario que las diferentes áreas estén al corriente de los cambios que hay en la empresa.
  • Problemas de control de inventario. De forma que el departamento de producción va a poder controlar directamente si falta stock en el almacén para producir más unidades.
  • La falta de actualizaciones de los informes. Podremos obtener información a tiempo real de los datos financieros, contables, de inventario, ventas, recursos humanos, etc.
  • Desorganización al no disponer de una fuente única de datos. Con un ERP la base de datos e información empresarial se encontrará centralizada dentro del mismo software.

Con un ERP tendremos una base de datos centralizada que nos permitirá que todos los componentes del sistema interactúen entre si de tal forma que se podrán controlar todas las operaciones. Y todo esto ingresando los datos una sola vez, de forma que no será necesario que volvamos a registrar la información de forma repetida.

Usos y funciones de un ERP

Tener un sistema ERP en nuestra empresa nos ayudará a poder predecir los problemas que hemos comentado en el apartado anterior, además de que podremos implementar objetivos más ambiciosos al reducir tiempos y unificar la información.

Algunas de las funciones que este software nos puede ofrecer:

  • Acceso rápido a la información de manera precisa e integrada. Daremos una mejor atención al cliente dando respuestas rápidamente a sus problemas y mejorando nuestra toma de decisiones al poder controlar más los datos.
  • Agilizar la gestión de las áreas de negocio y procesos de la empresa.
  • Organización de toda la información.
  • Posibilidad de compartir y trabajar con la información de forma simultánea con los distintos departamentos.

Usos de un ERP

¡No lo confundas con un CRM!

Es importante tener en cuenta que un ERP no es lo mismo que un CRM.

Tal como hemos contado en el artículo anterior, un CRM gestiona las relaciones con los clientes. De tal manera que su objetivo principal es aumentar los ingresos, satisfaciendo las necesidades del cliente.

Un ERP, sin embargo, tiene el objetivo de controlar los costes controlando las distintas funciones internas de la empresa.

En conclusión, el CRM se basa en los clientes y las ventas y en cambio, el ERP controla la productividad y los empleados.

Es importante tener en cuenta que en los últimos años el sistema ERP ha tendido a ocupar tareas que realizan los CRM. De tal forma que ahora podemos encontrar ERP que incluyen funciones de CRM. Es por eso que en los últimos años ha habido empresas de ERP que han absorbido compañías de CRM.

Beneficios de trabajar con un ERP

¿Aún no queda claro por qué es útil un ERP? Esta herramienta nos puede aportar gran cantidad de beneficios que ayudarán a toda la empresa a trabajar de una forma más sencilla dentro de toda la complejidad:

  • Ahorraremos tiempo de forma que optimizaremos los distintos procesos y aumentará la productividad.
  • Dispondremos de información coherente, homogénea y ordenada.
  • Compartiremos el mismo sistema de información con nuestros compañeros de tal forma que la comunicación interna (y también externa) será más fluida y sencilla.
  • Reduciremos los costes de gestión de la información.
  • Podremos predecir los distintos problemas que antes no éramos capaces de identificar.
  • Controlaremos los costes, los tiempos y la implementación de las acciones pudiendo establecer objetivos más ambiciosos y tangibles.

En resumen, ¡Podremos hacer que nuestra empresa sea más eficiente!

 

¿Quieres más información? Aquí podrás encontrar más detalles.

IT LAB

By |2018-02-20T16:25:29+00:005 octubre, 2017|noticias|